viernes, 2 de agosto de 2013

INVENTOS DEL TBO: LA SECADORA DE NEGATIVOS

Por mucho cuidado que pongas, si tras el último lavado cuelgas a secar la película de una pinza en el baño, todo el polvo que flote en el ambiente acabará adherido al negativo. Y, lógicamente, mientras más tarde en secarse la película, más polvo se le pega. Si además tenemos en cuenta que el escaneo de negativos es mil veces más chivato con el polvo que el positivado tradicional... Houston, tenemos un problema.

Es preciso pues secar la película en un ambiente libre de polvo. Esto se consigue profesionalmente mediante el uso de un armario de secado: cacharro caro y aparatoso donde los haya. La solución del Profesor Franz de Copenhague es la secadora casera de negativos...


Este aparato consigue secar un negativo dentro de la espiral del tanque de revelado en un cuarto de hora. Consiste en un tubo de PVC de unos 20 cmts de alto y 12 de diámetro. La tapa de la parte superior (sacada de una caja de Cds) tiene un agujero de unos 10 cmts en el centro. Este agujero esta cerrado mediante un filtro de aspiradora. En la parte media del tubo se le ha colocado una bombilla de baja potencia (15W). El tubo reposa sobre un ventilador de ordenador cuya rejilla soporta la espiral del tanque.

Tras el último lavado de la película en una solución humectante, se escurre la espiral con un par de movimientos enérgicos y se coloca sobre la rejilla del ventilador. Se cubre con el tubo y se pone el marcha la bombilla y el ventilador. Este último aspira el aire del tubo que, gracias a la bombilla sale tibio (no alcanza más de 29,5 ºC) y seco. El filtro superior deja pasar el aire limpio de polvo y pelusas. Como he dicho más arriba, en unos 15 minutos el negativo está seco y limpio.

Bueno, feo y barato... gracias Profesor Franz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario